ir a la página principal (ALT + W + Enter)

Un poco de historia del papalote

Validado por HTML 4.01 Transitional

La historia del papalote es muy antigua, en la Primera Enciclopedia "El Cielo" Cuarta Edición Editorial Grijalbo (Ermanno Libenzi y Domenico Volpi), menciona que el papalote fue inventado alrededor del año 400 antes de cristo por el griego Arquitas según otros documentos, un par de siglos después lo inventó: Han Sin, un general chino quien los utilizó con fines bélicos o sea durante la guerra, en el año 206 de nuestra era, pero también se sabe que los griegos ya los usaban hace más o menos 2,300 años, como un juego muy divertido. Sin embargo, fue en China y Japón en donde los papalotes realmente se perfeccionaron y desde hace muchos años existe la costumbre de hacer volar papalotes. Los chinos los adoptaban en ceremonias de carácter simbólico y religioso; y algunos de esos papalotes eran tan grandes como para levantar a un hombre en el aire. Los papalotes se fueron evolucionando, tomaron formas diferentes, sobre todo de peces y dragones que son unos de sus símbolos ancestrales. El papalote en forma de dragón chino, se compone de una serie de papalotes unidos con varitas, la primera ostenta el aspecto de cabeza de dragón, detrás de la cual sigue una sucesión de armazones circulares que constituyen su cuerpo.

La historia narra que Marco Polo en China, antes de realizar un viaje por mar, lanzaba papalotes en los cuales se ataban hombres, sí los papalotes volaban bién, entonces eso era un buen signo, pero sí los hombres caían al mar, se herían o se mataban, entonces significaba que el viaje sería malo, y por lo tanto era mejor no ralizarlo. El papalote no sólo es un juego para niños. En Japón, en China y en Tailandia los papalotes aún se vuelan, pero curiosamente, los vuelan más los adultos que los niños.

Los diferentes tipos de papalotes que existían en el pasado, fueron cuidadosamente estudiados y experimentados por el hombre, Leonardo Da Vinci se inspiró en los papalotes para proyectar sus numerosas máquinas volantes. Benjamín Franklin, en 1752 utilizó un papalote para realizar un importante experimento científico. Haciendo elevar un papalote sostenido por un hilo metálico, durante una tormenta. Franklin deseaba estudiar las propiedades y características de los rayos y por accidente descubrió la electricidad. Sin saberlo, el experimento fue muy arriesgado, porque sí un rayo hubiera tocado el hilo del papalote, Franklin posiblemente hubiera recibido una fuerte descarga eléctrica.

Hasta hace pocos años casi todos los niños sabian construirse un papalote: bastaban varillas de madera muy ligera, papel de china, tijeras, pegamento y un poco de ingenio y fantasía. El papalote más simple, consiste de dos ligeros palos cruzados, cubiertos de papel o de tela muy ligera en forma de rombo, al que se le une una larga cola tambiín de tela muy ligera. Ahora, los papalotes son bellamente decorados y toman además la forma de rombos, cubos, así como también toman muchísimas figuras como pájaros, mariposas o peses. Actualmente los papalotes se compran ya hechos y son generalmente de plástico, pero la alegría y la emoción que se experimenta al verlos elevarse en el cielo son las mismas.

En la segunda mitad del siglo XIX, diversos hombres intentaron en vano levantarse del suelo haciéndose arrastrar por papalotes, en 1894, lo consiguió el australiano Hargrave con varios papalotes al mismo tiempo. Durante la primera Guerra Mundial los papalotes fueron usados para la observación de los tiros, así como también fueron utilizados para llevar a tierra cables de amarre de las naves.

En otros países, los papalotes también han formado parte de sus artesanías y de sus tradiciones, por ejemplo en China, Japón, Argentina, España y en otros países de América Latina y de Europa, realizan festividades y concursos anuales en donde el cielo se llena de muchos y diversos tipos de papalotes. También aquí en nuestro México, hay algunos Gobiernos Municipales, como es el caso de la ciudad de Pachuca, Oaxaca, Hermosillo, Zacatecas, Tampico y Puebla por citar solo algunos, que están promoviendo los papalotes mediante concursos y premios a los niños que presenten sus papalotes más originales. También la Secretaría de Educación Pública en 1982 publicó en las portadas de sus libros de texto gratuitos por primera vez, con dibujos que le fueron encomendados a Carlos Palleiro y Felipe Dávalos, estas portadas muestran dibujos de colores a niños volando papalotes, aves, mariposas, peces, arco iris y soles. También en los planes de estudios del nivel primaria, está contemplado una clase sobre las tradiciones mexicanas y el uso de los papalotes.

Hay diferentes formas de volar papalotes, unas personas deben correr para volarlo otras solo deben permanecer paradas y esperar la ráfaga del viento, algunos papalotes se deben volar con un solo hilo otros requieren de dos hilos o más, en unos países reciben de un determinado nombre, mientras que en otros país reciben nombres distintos: En España se les llama cometas, barriletes y volantines, en las Antillas son chichiugas y en Perú y Bolivia les dicen yutos, palabra que significa sin cola. En México se tiene el nombre de papalote que viene de la palabra náhuatl Papalotl del dialecto de nuestros antepasados aztecas y su nombre significa mariposa.